Un desprecio que refuerza estereotipos y etiquetas contra las mujeres

En el 2013, la canción «Blurred Lines» de Robin Thicke generó mucha polémica e indignación entre las mujeres.

El director de películas como «Transformers», Michael Bay, tuvo problemas con la actriz Megan Fox. Ella lo catalogó de ser un «Hitler en el set» y él se limitó a decir que Fox solo fue un “obstáculo” durante toda la grabación.

Famosos como Arnold Schwarzenegger, Mel Gibson, Bill Cosby, Sean Penn y Chris Brown han sido acusados de violencia doméstica, abusos sexuales y hasta han tenido problemas con autoridades femeninas.

¿Qué tienen en común todos estos casos? Bueno, fueron señalados de misóginos.

La misoginia se refiere al odio, más o menos disimulado hacia las mujeres y las niñas.

La aversión y la falta de confianza hacia el sexo femenino se mantiene por lo menos un 18% de personas en el mundo. Así lo dio a conocer un estudio realizado por la consultora Ipsos Mori, en 24 países.

La encuesta fue realizada a más de 17 mil adultos entre los 16 y 64 años de edad en todos los continentes.

Asia tiene el mayor problema de intolerancia hacia la mujer.  Y Suramérica fue la región con más igualdad de género.

Para sorpresa de muchos, México y Estados Unidos continúan con un ligero pensamiento en contra de las mujeres.

Actitudes misóginas

Este tipo de personas tienen características muy particulares. Es bueno, reconocerlas.

  • Sexualizar el cuerpo de la mujer

Percibir a las mujeres como objetos es una de las principales señales. Los misóginos nos consideran cuerpos para obtener placer y procrear. Por otro lado, se le resta valor como ser humano.

  • Puritanismo, pero selectivo

Tienen la tendencia de utilizar de manera selectiva una moral bastante puritana en lo que respecta a la sexualidad. Pero, en realidad solo emplean esto al momento de juzgar a las mujeres.

Denigran a las féminas que visten o actúan de un modo que se considera provocativo.

  • Animan a otros a la misoginia

El odio hacia las mujeres no se vive de manera aislada, más bien, intentan hacer que otras personas se unan a estos pensamientos. Es habitual que animen a otros a hacer comentarios despectivos o desagradables.

  • Uso de la violencia

La violencia bien sea física o verbal es la manifestación más evidente de la misoginia. Esta es una de las principales razones por las que el feminismo lucha para que se garanticen los derechos de las mujeres.

  • De víctimas a victimarias

Los misóginos tienden a buscar la responsabilidad de la violencia machista en las víctimas. “Ella tuvo la culpa”, “se vistió de manera provocativa”, “estaba borracha y por eso la violaron”. Ese tipo de comentarios, definitivamente son características de estas personas.

  • Marginación de la mujer

En la actualidad, hasta existe un movimiento llamado Men Go Their Own Way en el que proclama un estilo de vida alejado de las mujeres y del matrimonio tradicional.

Realmente no resulta extraño que los misóginos rechacen cualquier tipo de relación con las mujeres, más allá de sus intereses.

Te interesa: María Magdalena no fue una prostituta como lo afirma la Iglesia

Ahora bien, machismo y misoginia no son lo mismo…

La derivación de los dos términos es clave en su significado. El origen de «machismo» es latino -de «macho», en latín «mascŭlus- mientras que «misoginia» procede del griego -«miseo» significa «odiar»; «gyne» es «mujer-.

El término «machismo» ha experimentado mayor evolución en su significado. Se asocia con el poder, con una posición dominante del hombre sobre la mujer.

Tiene un carácter más social y más próximo a la psicología que la misoginia.

El diccionario Collins define los términos así:

  • Machismo: Masculinidad demasiado ambiciosa o exagerada, especialmente caracterizada por una exhibición de la virilidad, dominación de la mujer, etc…
  • Misoginia: Odio a las mujeres.

Lee también: El odio racial que se esconde debajo de trajes blancos

Después de leer todo esto, podemos entender mejor al feminismo, ¿no es así?

Comentarios de Facebook

You may also like...