Share

Sí, Xbox 360 fue una de las mejores consolas de la historia

A los que la disfrutamos por montón -y aún lo seguimos haciendo- nos cuesta asimilar que ya no está entre nosotros. Nos cuesta entender como el tiempo pasó tan rápido y ese final al que tanto miedo le tuvimos, llegó, sin más. Pero también, nos hace sentir afortunados porque formamos parte de algo especial, inolvidable.

Sin temor a herir susceptibilidades, se puede decir que la Xbox 360 es una de las mejores consolas de la historia. Es una verdad del tamaño de una catedral. Esta consola generó muchos sentimientos durante sus más de 10 años de vida y marcó una época en la historia del gaming.

No es necesario que se cumpla un aniversario de su lanzamiento, tantos años de que tal juego vio la luz o que simplemente se conmemore una fecha especial. Recordar a la “blanquita” de Microsoft nunca va a estar demás y por eso decidimos hacerlo con orgullo.

El lanzamiento del videojuego de fútbol FIFA 19, supuso, ahora sí, el punto y final para Xbox 360. Pese a que en 2016, Microsoft terminó con la producción de este aparato, seguían saliendo juegos, a cuenta gotas, pero estaban allí para mantener viva a la que para muchos (me incluyo), fue la mejor consola de la anterior generación.

Sí, por encima de PS3 y Nintendo Wii.

Te interesa: Catalogar a los videojuegos como lo que son: el décimo arte

Ya no es lo mismo

Por mucho que los gamers estén disfrutando la PS4, Nintendo Switch y la Xbox One (esta no tanto), hay que admitir que a esta generación le ha faltado jugo. Más allá de los extraordinarios juegos y secuelas que han llegado, en esta era no se siente el mismo entusiasmo que por allá en 2005, 2006, 2007.

Y una de las razones de que eso sea así, es que el salto generacional no ha tenido ese impacto que sí se vio hace una década, sobre todo gráficamente. Cuando llegaron al mercado, PS4 y Xbox One no impactaron con fuerza con su nivel visual y jugable. Por ende, no se sentía tanta diferencia con PS3 y Xbox 360; aunque con el tiempo sí se empezó a notar.

De hecho, en Microsoft se sienten más las costuras. La Xbox One tiene mucho que envidiarle a su predecesora, especialmente en su batalla con Sony. PS4 parece que será la ganadora unánime de la presente generación, todo lo contrario a lo que ocurrió entre el 360 y el PS3.

Mucho a favor

Cuando revisamos el andar de Xbox 360 en sus más de 10 años de vigencia (no termina para los que aún tenemos a la “blanquita”), se da cuenta de que su éxito no fue una casualidad. Microsoft tuvo muchos elementos a su favor que le permitieron liderar la antigua generación.

El catálogo de juegos fue increíble y con mucha personalidad. Uno mejor que el otro en un universo de más de 1500 títulos de todos los géneros posibles. Probablemente, en más de 10 años, pocos fueron los gamers que pudieron completar la mayoría, al menos al 100%. Fueron demasiados.

Además, la sensación de exclusividad se hacía presente con fuerza. Desde la saga “Halo” y “Gears of War”, los grandes bastiones del 360, pasando por “Forza”, “Alan Wake”, entre otros. Tener una Xbox 360 era motivo suficiente para sentirse afortunado.

Una plataforma que creaba fidelidad con contenido propio sumamente sólido y con un paso por delante del resto. Para más, ese contenido se engrosó más, gracias a la aparición de los juegos indie y arcade (menos elaborados que los grandes títulos), hoy con ese protagonismo que el propio 360 ayudó a forjar.

Eso se extendía con el mando. Microsoft supo fabricar un control cómodo y compacto como pocos. Para muchos, era el mando perfecto con una distribución envidiable de los botones y los sticks.

El mando iba en sintonía con la arquitectura de la plataforma. Xbox 360 era una consola potente y con un diseño más accesible, en comparación con Playstation 3.

El bebé de Microsoft gozó de una ventaja que Sony no pudo saborear: que los juegos multiplataforma se viesen mejor en la “blanquita”. No queremos entrar en explicaciones profundas y técnicas.

Debes leer: Esos videojuegos “inofensivos” quizás te hayan convertido en un adicto

Aunque sí vale la pena resaltar su capacidad gráfica. Que esta plataforma pudiera soportar los inolvidables y exigentes “GTA V” (2014) y «Metal Gear Solid V: The Phantom Pain» (2015), habla por sí misma del potencial de una videoconsola que vendió más de 85 millones de unidades en todo el mundo.

Y si algo sirvió como colofón para ese abanico de bondades que tuvo el 360, fue la implementación del sistema de logros, esa recompensa que te da el juego por completar ciertas tareas. Va más allá de la historia principal o del propósito en sí. Este sistema rápidamente ganó popularidad y en la actualidad se convirtió casi que en un obligatorio.

Mira este post: Razones por las que Super Mario Bros. es el juego más fenomenal que existe

No se puede cerrar la serie de cosas positivas sin mencionar el multijugador online. Aunque la suscripción Xbox Live Gold fue paga, el usuario sintió que valió el esfuerzo su inversión. Con mucha estabilidad, innovación y calidad en las partidas e interacción con amigos.

Los errores

Mentiríamos si dijéramos que el camino de Xbox 360 fue completamente perfecto. Tuvo que lidiar con una serie de desaciertos que hicieron mucho ruido. Uno, incluso estuvo cerca de acabar con la consola apenas al nacer.

Y es precisamente el anillo rojo de la muerte, la falla más sonada de la antigua generación. Que aparecieran tres luces rojas alrededor del botón de encendido, era el miedo más grande de los usuarios.

Todo fue gracias a un problema de hardware que ocasionó que muchas consolas quedaran inútiles por sobrecalentamiento poco después de su lanzamiento.

Afortunadamente, el servicio técnico de Microsoft fue eficaz y pudo solucionar este error, incluso entregándole una consola nueva a quienes sufrieron las consecuencias de esta falla atroz.

No se trató de un fallo técnico pero el sistema Kinect también será recordado como un desacierto de Microsoft con Xbox 360.

Este periférico con aura a villano, llegó en un momento donde estaba en auge el moverte al frente de la pantalla de tu TV para jugar (todo gracias al Wii), pero no tuvo el éxito esperado.

Lee también: Cinco increíbles videojuegos con entregas que no debieron existir

Su catalogo fue limitado y se redujo prácticamente a títulos familiares y casuales que por lo menos cumplían con el cometido de entretener, poco más. Eso sí, Kinect puede jactarse de tener el juego más vendido de la consola: “Kinect Adventures!” con 24 millones de copias, ya que venía incluido con cada Kinect que se adquiría.

Dentro de los desaciertos de Microsoft con Xbox 360, quizás tenga cabida cierto desinterés en los años finales. S

alvo excepciones que se cuentan con los dedos de una mano, los últimos momentos de Xbox 360 pasaron desapercibidos. No tuvieron esa fuerza que merecía una consola que fue la reina de la antigua generación.

You may also like...