Share

Los superhumanos vienen acompañados de un gran exoesqueleto

¿Te imaginas andar por ahí con una estructura que te hace más fuerte y protege tu cuerpo de cualquier cosa? Bueno, gracias a la tecnología y en especial, a la robótica, eso ya es posible.

Los esqueletos externos son comunes en la naturaleza. Los saltamontes, cucarachas, cangrejos y langostas son algunos de los animales que tienen exoesqueletos. Y algunos más específicos, como las tortugas, tienen tanto esqueleto interno, como externo.

Esta especie de armadura le proporciona apoyo al cuerpo y protección contra depredadores.

En la robótica, los exoesqueletos mecánicos podrían ofrecernos los mismos beneficios que la naturaleza.

La estructura que nos convertiría en superhumanos está siendo importada e industrializada en todo el mundo. No solo nos hace fuertes y nos brinda protección, es una herramienta para aquellas personas con problemas para caminar.

Actualmente, existen varios tipos exoesqueletos: para soldados, para trabajos pesados y por cuestiones de salud.

Ayuda inteligente

Se calcula que hay aproximadamente 185 millones de personas que necesitan una silla para poder desplazarse.

Las primeras empresas que comenzaron a desarrollar la tecnología robótica, lo hicieron pensando en ayudar a quienes padecen de limitaciones de movilidad.

Construyeron el exoesqueleto robótico de Rex Bionics. Los motores maxon integrados proporcionan a las extremidades un movimiento uniforme.

Aumentan la fuerza y la estabilidad de quien lo usa. También es posible realizar sin problemas movimientos laterales, subir escaleras y caminar sobre suelos duros y planos. Se puede andar por superficies ascendentes y descendentes.

Te interesa: El joystick perfecto para los gamers con limitaciones físicas

Ok, es cierto que estas partes biónicas nunca podrán suplantar las piernas, pero las personas pueden volver a llevar a cabo su trabajo de pie.

Está diseñado con una batería integrada y recambiable que tiene una duración de alrededor de dos horas para un uso continuado. Cada exoesqueleto contiene miles de piezas de precisión. Solo las extremidades están accionadas por 29 microcontroladores.

Y en algunas de estas estructuras, el control se hace por medio de sensores. Todo para la comodidad de quien lo usa.

Los superhumanos están aquí

Una subsidiaria de Panasonic lanzó en el 2015 una máquina para trabajos en fábricas o cualquier otro uso que el cliente quiera imaginar. La armadura puede levantar un total de 100 kilos y caminar a ocho kilómetros por hora.

El Laboratorio de Robótica Perceptual (Percro), que forma parte de la Escuela Superior Santa Ana, en Pisa, también fabricó un tipo de exoesqueleto.

La máquina se llama Body Extender y puede levantar hasta 50 kilos en cada mano. Además, ejerce 10 veces la fuerza de la persona aplicada a un objeto y sus creadores afirman que es el más complejo exoesqueleto creado hasta ahora.

Este es el más complejo robot portátil que se haya construido en el mundo. Es un dispositivo capaz de realizar el seguimiento del movimiento complejo del cuerpo humano y también amplificar la fuerza del usuario”, dijo Fabio Salsedo, quien lidera el proyecto.

¿Sus usos? Infinitos. Si hace falta montar un producto muy complejo como un avión, esta máquina es muy flexible. Puede levantar un panel, girarlo y colocarlo en la posición correcta.

Otro uso es el rescate de víctimas en caso de un terremoto. Se necesita algo muy flexible para intervenir rápidamente, sin dañar a la víctima.

Por su parte, una empresa japonesa llamada Cyberdyne, desarrolló un brazo auxiliar híbrido o sistema de Hal. Una gama de máquinas diseñadas para trabajos de rescate o para levantar peso en el lugar de trabajo y así evitar afectar la espalda del trabajador.

No es de extrañarse que esta tecnología haya llegado a los ejércitos.

La empresa estadounidense Raytheon fabricó el XOS 2 para soldados en el terreno, mientras que Lockheed Martin tiene el HULC, un exoesqueleto hidráulico que le permite al soldado llevar cargas de alrededor de 90 kg. Súper útil, ¿no?

Debes leer: ¿Crees que desarrollar apps es algo de millennials? Debes conocer a Faith Ringgold
 

El futuro es ya

Tal parece que llegar a lo que vemos en la película «Pacific Rim» (2013), puede estar más cerca de lo que creemos –claro, sin los monstruos, esperamos-.

Chris Melhuish, director del Laboratorio de Robótica de Bristol, piensa que los exoesqueletos tendrán un lugar en el futuro de la robótica. Sobre todo, en aquellos casos en los que aún se necesita a seres humanos para dirigir o controlar un dispositivo robótico o responder rápidamente a riesgos o cambios ambientales.

Es una tecnología que está creciendo rápidamente y madurando. El tipo de funcionalidad del exoesqueleto depende de lo que uno quiera que haga y en qué grado uno quiere que éste sea autónomo», le explicó a la BBC.

Según Melhuish, los tres temas principales a desarrollar en los próximos años, son los sistemas de control, los materiales y sobre todo, los sistemas de energía. Es indispensable tener una fuente autónoma para no depender de cables.

Una vez más, gracias a la tecnología, nos volvemos una especie más fuerte.

You may also like...