Los 10 momentos más impactantes en la historia de la Met Gala

En palabras del exeditor de Vogue, André Leon Talley, la Gala del Met «es el Super Bowl de la moda».

Gigi Hadid en la Met 2017

Pero aquí no veremos competencia deportiva, fuegos artificiales ni shows de medio tiempo, estamos hablando del Costume Institute Gala, el evento benéfico más importante dentro de la industria de la moda, celebrado el primer lunes de mayo de cada año en el Instituto del Museo Metropolitano de Arte (MET) en Nueva York, y que destaca por los estrafalarios y excéntricos vestidos que lucen sus codiciados invitados que van desde celebridades, diseñadores y magnates.

Todos controlados por Anna Wintour, la editora en jefe de Vogue, quien preside la celebración desde 1995, considerada por The New York Times, como la fiesta privada de Wintour.

Una experiencia religiosa en Nueva York

«Cuerpos celestiales, la moda y el imaginario católico» fue el tema para este 2018 y bajo el cual las celebridades hicieron acto de fe y desfilaron por una alfombra roja llena de glamour. Y por supuesto que no decepcionó ya que fue una noche excepcionalmente ruidosa a nivel mediático,  por resultar ofensiva para algunos de los católicos más conservadores, debido a la rudeza en que los asistentes  interpretaron la religiosidad a la hora de lucir sus atuendos.

Una inmaculada reina gótica: Madonna vestida de Jean Paul Gaultier

Aun así, la gala cuenta con la aprobación del Vaticano, que cedió 50 piezas de gran valor religioso para ser exhibidas durante el evento y la exposición vigente del 10 de mayo al 8 de octubre en el Costume Institute del Museo Metropolitano de Nueva York.

La Santisima Trinidad vestida por Gucci: Jared Leto (Jesucristo), Lana Del Rey (María) y Alessandro Michele (José)

10.- Kate Moss y Marc Jacobs 

Ese año la temática fue «The Model As Muse» y por supuesto, Kate Moss fue la gran estrella, acompañada de Marc Jacobs, quien fue el encargado de diseñarle este outfit en color metálico con su correspondiente turbante.

 

9.- En la Met 2017, la verdadera fiesta ocurrió en los baños

En una noche en la que la extravagancia y los excesos son los protagonistas, la única regla que los organizadores de la gala del Met piden a sus invitados es muy sencilla: no se pueden hacer fotos dentro del museo ni publicar videos o cualquier otro documento gráfico en las redes sociales.

Pero eso no pareció importarle a la más joven del clan Kardashian, Kylie Jenner, que como buena reina de Instagram y referente millenial, necesita deleitar a sus millones de seguidores con el mayor número de selfies posible.

En la foto se aprecian los rostros de su hermana Kim Kardashian , Paris Jackson, Kendall Jenner, A$AP Rocky, Puff Daddy, Lily Aldridge, entre otros.

8.- Marc Jacobs nos muestra su ropa interior

El mítico diseñador acaparó las miradas con su outfit de encaje de Comme des Garçons y el estilo boxer que usó para la Met 2012. Es una prueba de que la tendencia de exposición de la ropa interior de la alfombra roja (y los códigos de vestimenta en general), ya no viene con un sesgo de género.

 7.- Katy Perry: ¿Ángel o demonio? 

Como un Ángel caído del cielo, así llegó Katy a la alfombra roja de la Met 2018, quien hizo su entrada triunfal vestida de un Versace dorado y acompañada de una exuberantes alas.

Para la gala de 2017 rindió homenaje a Rei Kawakubo respetando el code-dress con un inquietante vestido en color rojo firmado por John Galliano.

El traje constó de un velo adornado con accesorios metálicos en la frente, además de un abrigo de pelo, con transparencias, pedrería y dos enormes rosas hechas en la falda, que acaba en una cola.

6.- Lupita, un peinado de altura

Bajo el tema “Manus x Machina: Fashion in an Age of Technology”, Lupita Nyong’o escogió este look, donde lo llamativo no fue su vestido precisamente, sino el modo en que le dio forma a su cabello para la Met de 2016.

Esperamos que en algún futuro un peinado así no se ponga de moda. En cambio, su vestido de lentejuelas verde de Calvin Klein Collection es bastante discreto en comparación.

5.- Los atributos de Madonna

Cosas que son too much… el ass de Madonna en la gala de 2016.

Y es que acudió con un vestido de Givenchy negro de encaje con multitud de transparencias que dejaba a relucir su trasero y su busto.

Aunque la reina del pop no vistió 100% acorde con la temática «Manus x Machina», es decir, no incorporó la tecnología o algo relacionado a su outfit, sí nos mostró cómo le gustaría que fuera la mujer en un futuro: “fuerte, sin miedos y segura de sí misma

4.- Diana, la princesa de Gales en Dior 

La única aparición en la gala de la princesa Diana fue en 1996, y lo hizo en un vestido azul marino con adornos de encaje negro de la primera colección de alta costura de John Galliano para Dior.

Diana complementó perfectamente su traje con una minibolsa Dior y una impresionante colección de joyas de zafiro adornando su cuello, orejas, brazos y dedos. Sin duda, uno de los mejores momentos de la Met, ya que ocurrió tres meses después de su divorcio con el príncipe Carlos, lo que marcó un nuevo momento de libertad para ella.

3.- …Por supuesto que Carrie Bradshaw no podía faltar

Si alguien tiene luz verde para llevar al límite las posibilidades de la moda en un evento como este, es Sarah Jessica Parker,-la eterna Carrie Bradshaw de «Sex and the City»-.

Como toda una reina católica así ascendió por las ostentosas escaleras del Museo Metropolitano para la gala de 2018, con un vestido dorado de Dolce & Gabbana, de larga cola y con una extravagante y estridente corona.

En el 2015, lució un diseño de ella misma para H&M, con un agregado on fire sobre su cabello, una combinación que literalmente prendió en fuego la alfombra roja.

Para el 2013, la inspiración era el punk y la actriz optó por un Philip Treacy mohawk que la hizo sentarse en el piso del automóvil de camino al museo.

Tampoco podemos olvidar la Gala de 2006, cuando llegó del brazo de Alexander McQueen usando un vestido de tartán de un solo hombro del diseñador, siendo una variación de la tradicional falda escocesa. El tema: «AngloMania: Tradition and Transgression in British Fashion».

2.- Who rule the runway? Por supuesto que Beyoncé

Ok, ladies, now let’s get in formation»

Beyoncé sí que sabe cómo paralizar al mundo con sus vestidos para la Met.

En el 2014 deslumbró con un vestido de Givenchy, con tachuelas y transparencias que coronó con un velo en la cara, al mejor estilo femme fatale.

Este mismo año protagonizó uno de los incidentes más sonados post-Met: la pelea en el ascensor entre su hermana y su marido.

Para el 2015, Queen B vuelve a impactar con Givenchy. Aunque parezca que tenga poca ropa, este vestido fue el más pesado de todos los que ha lucido la cantante. Este look incluía miles de pesadas piedras de swarovski que supo lucir como nadie.

Para el 2012, Beyoncé no tenía planteado asistir, ya que se encontraba ensayando para su world tour, cuando alguien dijo que aquella noche era la Met. Imaginemos que Bey dijo algo así como: “de repente me provocó ir…”

En tan solo horas, todo el séquito de la cantante hizo que Givenchy enviará este vestido al propio ensayo destinado para otra ocasión.  Esa noche, por supuesto que “B” fue la última en desfilar, pero vaya que impacto.

Y cuando su estilista habla de vestidos incómodos, se refiere a ESTO. Tan ajustado este modelo de Emilio Pucci en la gala de 2011, que Bey no se podía mover sin la ayuda.

1.- Queen RiRi

Cuando se trata de Rihanna en la Met Gala, definitivamente hay que esperar lo inesperado, y es por eso que ocupa lo más alto de nuestro ranking. Ella no tiene límites a la hora de vestirse y este evento es el mejor lugar para demostrarlo.

Como toda una papisa llegó Rihanna a la Gala de 2018, quien se convirtió en una verdadera sacerdotisa con este diseño de John Galliano, firmado por Maison Margiela. En color blanco y plata, -los colores utilizados por el Papa para las celebraciones-. Pero la sorpresa del vestuario sin duda fue, la tiara papal, que ya la quisieran el vaticano.

En 2015 se robó el show con la capa «omelette», en el tema “China trough the looking glass”.

«Love to hate it». Realmente nadie pudo mantenerse indiferente ante la capa imperial de Rihanna en la Met Gala de 2015 de la diseñadora china Guo Pei.

Un estrafalario vestido amarillo de 25 kilos, bordado en flores sobre seda y acabado en piel y que tardó más de dos años en crearse, fue uno de los pocos vestidos firmados por un artista chino que desfilaron por la alfombra roja ese año, pese a que el tema era un homenaje al arte asiático.

Para la gala de 2017, la cantante  fue sinónimo de mucho volumen. Este vestido fue realizado en pliegues en forma de pétalos y con diferentes aberturas, de estampado floral. Un diseño muy especial porque es uno de los exhibidos en el MET de Comme des Garçons de Rei Kawakubo, la homenajeada de la noche.

En el 2009, RiRi se atrevió a lucir «masculina» en un Dolce & Gabbana. El tradicional smoking pero esta vez en la piel de una de Rihanna que a partir de ese momento, comenzó a dar destellos de la explosiva personalidad y estilo que lograría años más tarde.

¿Cuál es tu momento favorito?

Comentarios de Facebook

You may also like...