Share

Lo que ocurrió en Venezuela en menos de 48 horas

Apenas van dos meses del 2019 y en Venezuela parece que hayan pasado años. Sí, la situación política y social tensa continúa desde que el 23 de enero, Juan Guaidó se juramentó como presidente encargado, en vista del vacío de poder que existe en la nación (la reelección de Nicolás Maduro está en entredicho debido a unos comicios lleno de irregularidades).

Desde entonces, marchas, manifestaciones, protestas y amenazas, se adueñaron del país. Los ojos del mundo están puestos sobre el país sudamericano. Tanto así, que el multimillonario Richard Branson organizó un concierto para recaudar dinero y ayudar en la crisis económica venezolana.

El Venezuela Aid Live se celebró el 22 de febrero (con la presencia de más de 20 artistas) cerca del puente Las Tienditas, que se comunica con Colombia. Maduro mantiene bloqueado este espacio para impedir la entrada de la ayuda humanitaria desde hace varias semanas.

/uploads/2019/02/5c7048bd8459b.jpeg» alt=»» class=»wp-image-17619″/>

Bloqueo del régimen

Nicolás Maduro asegura que la ayuda es parte de un complot de EEUU para invadir el país, mientras que su vicepresidenta, Delcy Rodríguez, dice que la ayuda estadounidense está contaminada con carcinógenos para «envenenar a nuestro pueblo».

El chavista mantuvo las fronteras con Colombia y Brasil, cerradas para impedir que los camiones cargados de medicinas y alimentos, pasen al país, aún cuando millones de venezolanos piden el ingreso de los productos, pues evitaría la pérdida de vidas por enfermedades o desnutrición.

El plan de Guaidó era hacer entrar los insumos el 23 de febrero, y le pidió a los venezolanos movilizarse en masa y formar «caravanas» y una «avalancha humanitaria» en las fronteras.

Y pasó lo inimaginable: grupos armados pertenecientes presuntamente al régimen de Maduro, incendiaron tres camiones que transportaban la ayuda tan esperada por el país en crisis. Esto ocurrió en la población de Santa Elena de Uairén (estado Bolívar, fronterizo con Brasil).

La guerra comenzó. Civiles y estos grupos armados (algunos de ellos son cuerpos de seguridad) se enfrentaron. Los ciudadanos protegían los camiones mientras que el otro bando, solo buscaba la destrucción.

Una escena que de seguro el mundo no olvidará, es la de una cadena de voluntarios tratando de salvar las cajas que podían de un camión en llamas.

Los enfrentamientos se extendieron a todos los puntos por donde entrarían los camiones: Ureña, San Antonio y Tienditas (cercanas a Colombia).

Además, en Santa Elena de Uairén se registró lo peor. El canal de noticias NTN24 informó sobre la muerte de 25 civiles durante los enfrentamientos. También denunciaron el uso de presos para reprimir. Esta cifra aún no ha sido confirmada.

Ese 23 de febrero fue un día bañado en tristeza y sangre. La «avalancha humanitaria» se estrelló con las armas y los gases lacrimógenos de los militares leales al chavismo y con grupos armados conocidos como “colectivos”.

Hospitales colombianos fronterizos se llenaron de heridos venezolanos. Funcionarios de seguridad del país vecino pelearon al lado de los civiles para proteger la ayuda humanitaria.

Mientras todo lo anterior ocurría, Maduro participaba en un acto de respaldo a su gestión en el cual, hasta bailó salsa con su esposa, Cilia Flores, una muestra de indiferencia u omisión sobre la desgracia que enlutó a cientos de familias.

Frontera bajo escombros

Luego de horas de disturbios, las localidades fronterizas amanecieron el 24 de febrero llenas de escombros y rastros del enfrentamiento que llenó de tristeza a todo un país.

El presidente colombiano, Iván Duque, visitó la zona para hacer recuento de daños tras la «barbarie» y ordenó el cierre de todos los pasos fronterizos durante dos días, para “calmar” la situación.

Juan Guidó, en compañía de otros presidentes de Latinoamérica, informó que mantendrá una reunión con el Grupo Lima y con la presencia del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, para evaluar la situación y “atender la liberación” de Venezuela.

El mundo está del lado de Guaidó. Las reacciones internacionales no se hicieron esperar. Representantes del Gobierno de Estados Unidos aseguraron que se tomarán las acciones necesarias para ponerle fin al régimen.

La violencia desatada se vio en directo y despertó contundentes condenas.

Quiebre militar

Una de las fortalezas más grandes que tiene el régimen de Nicolás Maduro es el apoyo militar dentro de su país. Sin embargo, en las últimas horas, pareciera que se está debilitando.

Más de 60 militares cruzaron la frontera hacia Colombia y reconocieron a Guaidó como presidente. Hasta la publicación de este artículo, esa cifra aumentó a 150.

Los “desertores” fueron recibidos entre abrazos y palabras de bienvenida por venezolanos que llevan semanas pidiéndole a los uniformados que se pongan del lago del pueblo.

Guaidó se reunió con los militares y aseguró que hay un 80 % de quiebre militar.

¿Victoria para Guaidó?

Muchos portales de noticias afirman que se ha producido un punto de no retorno que conduce al régimen a su final. Y todo esto se puede ver como una gran victoria para Juan Guaidó y la oposición.

La mayoría de los venezolanos clama por una intervención militar internacional. Mientras tanto, Nicolás Maduro baila y ríe en cadena nacional, e insiste en que no abandonará el poder.

Una vez más, las próximas horas son cruciales para la historia venezolana.  

You may also like...