Latinoamérica tiene atardeceres inigualables y memorables

Suelen ser entre naranja, rosado y púrpura. Duran pocos minutos y nunca son iguales. Muchos podríamos considerar que el atardecer es el momento más bonito del día.

En ese instante, nos volvemos completamente observadores. La magia de la naturaleza nos deja sin palabras.

En denomades hicieron una lista de esos lugares:

Fitz Roy, Argentina

El Monte Fitz Roy es una montaña ubicada cerca de la Villa El Chaltén, en Campos de Hielo Sur en la Patagonia, en el límite entre Argentina y Chile. Su nombre original es Chaltén, que en lengua aborigen tehuelche significa “montaña que humea”.

Esto es porque en su cumbre, siempre está rodeada de nubes, que le dan una imagen de volcán humeante. Imagínate los atardeceres y la mezcla de colores que se pueden ver desde ahí.

Amazonas, Perú

La región Amazonas es famosa en el Perú por sus bosques de neblina, su páramo y su privilegiado clima.

Hay lagunas, cataratas y una vegetación espesa. El Amazonas peruano se encuentra al norte, bordeando con Ecuador. Es conocido por la densidad de las zonas verdes.

Colonia del Sacramento, Uruguay

El casco antiguo de Colonia del Sacramento, en la costa oeste de Uruguay, es conocida como la joya colonial de esa nación.

Se encuentra a una hora de Buenos Aires por barco y a dos de Montevideo por carretera. Es un remanso donde podrás disfrutar de cultura, la historia y la magia de un destino ineludible en el Río de la Plata.

Muchas personas deciden pasear en bicicleta y disfrutar del clima.

Isla de Pascua, Chile

La Isla de Pascua o Rapa Nui, es una remota isla volcánica de la Polynesia. No hay otro lugar habitado en el mundo que esté tan aislado en el mar como la polinesia chilena.

Y es justamente eso lo que le otorga su autenticidad y un aura de fascinante misterio.

La arena de sus playas tienen un color rosa que hará contraste con cualquier atardecer.

San Pedro de Atacama, Chile

Con sus atardeceres coloridos, una de las mejores postales de este lugar son sus volcanes. San Pedro de Atacama es una visita obligada si viajas a Chile.

Por su geografía y situación, en Atacama encontrarás una gran diversidad de lugares increíbles y que parecen de otro planeta.

Hasta podrás hacer un tour astronómico…

Te interesa: Estas 11 comidas raras (y asquerosas) pueden retar hasta al más valiente

Salar de Atacama, Chile

En medio de un fantástico paisaje natural, el salar abriga importantes registros arqueológicos y una impresionante geología.

Está cubierto de un blanco salobre que permite la contemplación de lagunas en la superficie. El atardecer en San Pedro de Atacama estaría incompleto si no aparecen flamencos rosados.

Rio de Janeiro, Brasil

Una de las ciudades más importantes del gigante amazónico está rodeada de una naturaleza desbordante. Cuenta con una gran costa, acompañada de impresionantes playas y montañas que crean un paisaje único, por lo que el espectáculo de la puesta de sol puede verse desde diferentes puntos, uno mejor que otro.

El Morro de Urca es la primera parada del famoso bondinho o teleférico que asciende al Pan de Azúcar y gracias a su altura media, ofrece algunas de las más hermosas vistas de los lugares más emblemáticos de Río de Janeiro. Así que este punto será súper cool para ver los atardeceres.

Debes leer: 10 ciudades que no debes dejar de visitar en Colombia

Lago Argentino, Argentina

El Lago Argentino se encuentra en la provincia patagónica de Santa Cruz. Es el balneario de agua dulce más grande de Argentina, con una superficie de 1,415 km.

Tiene un clima frío y seco, y sus aguas son de un azul muy peculiar.

Torres del Paine, Chile

En la Patagonia chilena, muy cerquita de la frontera con Argentina, se encuentra este paraíso.

El Parque Nacional de las Torres del Paine lo tiene todo para ser considerado uno de los mejores entornos naturales de Sudamérica.

Conocidas por sus inmensas montañas y icebergs azules, este lugar parece de ensueño.

Salar de Uyuni, Bolivia

Es el salar más grande de Latinoamérica y es una de las mecas que todo gran viajero debe visitar al menos una vez en la vida.

Una llanura blanca infinita, uno de los desiertos más espectaculares de toda Sudamérica y sin duda, una imagen de las que se graban en la mente para siempre.

Antártida

Con una extensión de 14 millones de kilómetros cuadrados, la Antártida es un grupo de islas unidas entre sí por numerosos caparazones de hielo seculares en torno al polo sur.

Ser una de las zonas más remotas del mundo, también hace que sea un lugar místico y con una energía única. Los atardeceres se combinan con los colores fríos del hielo.

Un espectáculo que deberíamos ver antes de morir.

Cordón del Caulle, Chile

El Cordón Caulle es un sistema de grietas que se extienden a lo largo de 17 kilómetros.

En el 2011, hubo una erupción del volcán Caulle y desde entonces, pueden observarse algunas fumarolas saliendo del cráter, lo que genera sorprendentes colores al caer el sol.

Atardecer en Sudamérica, Nasa

Desde la estación espacial de la Nasa, los tripulantes tienen la oportunidad ver aproximadamente 16 atardeceres y amaneceres en un período de 24 horas.

Claro que provoca verlos en persona a todos, ¿cierto?

Comentarios de Facebook

You may also like...