Intolerancia y prejuicios, la combinación fatal culpable de los crímenes de odio

La masacre en la discoteca Pulse de Orlando el 12 de junio de 2016, fue un crimen atroz. Una matanza generada por el odio hacia la comunidad LGBT.

Este tipo de sucesos cada vez son más comunes. Están motivados por prejuicios basados en una característica como la raza, religión, etnicidad, origen nacional, orientación sexual, género, discapacidad o cualquier otro estatus.

crimen de odio del discurso de odio, porque no son lo mismo. Mientras el discurso pretende incitar a la violencia, el crimen lo hace explícito.

Los crímenes generados por el desprecio pueden ser desde una agresión a la integridad, hasta un asesinato.

Analistas han señalado que el crimen de odio no se realiza solo contra la persona sino contra lo que representan, por ello que las acciones como lo de Charlottesville – donde se desató la violencia entre supremacistas blancos y manifestantes contrarios-, o las amenazas por internet por razones étnicas, de género o religiosas son consideradas ataques motivados por la ira desproporcionada.

Si bien la intolerancia hacia un colectivo en particular es tan antigua como la humanidad, la etiqueta de “crimen de odio” se empezó a utilizar en la década de los 80 en Estados Unidos.

Algunas ciudades fueron escenario de agresiones contra minorías étnicas y de origen racial. Pronto, la orientación sexual también fue un motivo.

Te interesa: Seis científicos que pertenecieron a la comunidad LGBTI

¿Existe un origen?

Como tal no existe una causa que explique este tipo de comportamientos. Sin embargo, dos factores importantes son la intolerancia y los prejuicios sociales.

La tolerancia se da al respetar las opiniones, creencias o inclinaciones de los demás. La idea de esta cualidad debe aplicarse al que es diferente por algún motivo. Por ejemplo, un católico no puede ser considerado tolerante con otro católico porque son iguales.

En una sociedad en la que la intolerancia es habitual, el crimen también lo es.

Los prejuicios hacia las personas distintas son un peligro potencial que puede terminar en graves delitos. En toda nuestra historia, han servido para atacar todo tipo de comunidades. Los judíos y los negros son algunas de las comunidades que han sido agredidas.

Todo forma un coctel de actuaciones manera irracionales.

Intolerancia en el mundo

Quizás unas de las comunidades más afectadas es la LGBT. En Latinoamérica, países como México, Argentina y Perú han tenido crímenes relacionados a la discriminación.

Solo en México, desde el 2006 han sido asesinadas 81 personas por su orientación sexual o identidad de género. Existe una gran saña y violencia.

México ocupa el segundo lugar en este tipo de crímenes, solo por debajo de Brasil.

Estados Unidos también tiene un importante puesto. Investigaciones apuntan que desde el inicio de la campaña de Donald Trump, los delitos por la intolerancia racial se han incrementado en un 600%.

Según el portal web del Southern Poverty Law Center, en la actualidad existen más de 900 grupos u organizaciones vinculadas a supremacistas blancos y propensos a cometer delitos de odio.

Necesidad de castigo

Un crimen de odio impacta no solo a la víctima, sino a toda la comunidad.

La comunidad de la víctima queda sintiéndose victimizada, vulnerable, asustada, aislada y desprotegida por la ley. Tales crímenes también pueden llevar a represalias y a una peligrosa escalada de tensiones y violencia intergrupal. El impacto del crimen es mucho mayor que el ya terrible impacto sobre el individuo”, explicó la Liga Antidifamación.

Como tal, no existe una ley mundial que sancione los crímenes de odio. Un castigo contra este tipo de discriminación supondría el aumento de las penas a un criminal si la víctima presenta alguna de las condiciones antes mencionadas.

Debes leer: Xenofobia continúa en aumento y es reflejo de pensamientos primitivos

Por ejemplo, si alguien mata a otra persona basado en su religión o su orientación sexual, se le aplicaría la pena por asesinato más un agravante por crimen de odio.

En Latinoamérica, Perú y México evalúan desde años, aprobar este tipo de ley.

Comentarios de Facebook

You may also like...