Geometría, neón y 3D componen el street art cinético de Felipe Pantone

Sabes que lo lograste en la vida cuando otros artistas te buscan para usar tu arte en la portada de sus discos o como atractivo en sus shows en vivo.

En el 2018, un nuevo nombre sin rostro conocido ha estado resonando en el steet art. Ese nombre es Felipe Pantone.

ot;>

Este enigmático artista crea movimientos a través de las texturas, composiciones y colores.

No solo ha intervenido en la decoración de importantes edificios alrededor del mundo, también ha participado en festivales de arte. Es un dios en ciudades como Tokio, París, Ámsterdam, Londres y Bangkok.

Te interesa: Banksy es sinónimo de arte y de incógnitas al mismo tiempo

Líneas y contrastes

Felipe nació en Argentina y junto a su familia se trasladó a España con apenas 10 años.

Se crió en Torrevieja, Alicante. Allí siempre hubo mucho graffiti en las calles.  A los 12 años pintó su primera obra y desde entonces, no ha pasado una semana sin pintar.

En su adolescencia participó en un proyecto de arte llamado D.O.C.S. Para Pantone fue una época de aprendizaje y experiencia en la ilustración tipográfica.

Desarrolló un estilo personal. Su trabajo es cinético, lleno de colores vivos, formas geométricas, 3D, estereodinámica y elementos pop-art que difuminan los límites entre el graffiti convencional, la tipografía y la abstracción.

El uso de técnicas diferentes hace que Pantone sea único.

A menudo usa desniveles sin estructura, gráficos y sombras. Un cóctel de geometría en blanco y negro, con toque en neón y colores metálicos.

Sus obras han sido descritas como street art electrónico, un término que refleja el arte callejero, claro, en combinación con la tecnología.

Me interesan mucho los tiempos en los que vivimos, de conexiones rápidas gracias a internet y la aviación moderna. Mi trabajo me ayuda a entender todo esto. Los elementos del arte óptico funcionan a la hora de dar dinamismo o sensación de velocidad a las piezas, igual que algunos otros elementos que utilizo en mis composiciones te pueden recordar a internet”, explicó en una entrevista para Ocimagazine España.

Algunas de sus grandes influencias para pintar son Carlos Cruz-Diez, José María Yturralde, Frédéric Platéus, Herb Lubalin, Sozyone Gonzalez, Steven Powers y Demsky. A eso, le añade una inspiración en los conflictos de nuestra era digital y el desarrollo rápido de la tecnología.

Música, pop art y cinetismo

Sus proyectos más recientes están muy involucrados con la música en vivo.

Dejó de lado las galerías de arte y los museos y se enfocó en lo que realmente le apasiona.

Felipe está transformando espacios de música en vivo para convertirlos en experiencias sensoriales y visuales para que los sonidos despierten.

Este trabajo forma parte de True Music Series de Ballantine’s, que busca resaltar el arte poco convencional.

El grafitero planea recorrer el mundo y visitar países desde Rusia hasta Chile. Su inspiración es la cultura underground y las ondas de sonido.

Siempre estuve rodeado de músicos y con esta colaboración puedo explorar un estilo marcado por ondas sonoras y bits fluidos, yuxtapuestos con mis elementos característicos. Es un placer trabajar con artistas musicales, sus espacios y sus fanáticos”, manifestó.

En los eventos en vivo, las obras de Felipe van conectadas a proyectores que reaccionan con el sonido para crear sus propios ecualizadores.

Esta combinación audiovisual se traduce como toda una experiencia sensorial. Los músicos podrán ver sus sonidos reflejados en imágenes.

Aprecio que haya organizadores que apuesten por propuestas que se salen de lo convencional, aunque para ellos implique mayor gasto y esfuerzo”.

Técnica sin técnica

Una de las cosas que hacen más genial a Pantone, es que puede hacer su arte en casi cualquier sitio.

Se ha dejado ver colgando en grúas altísimas mientras pinta fachadas de edificios, también sobre una mesa trabajando en impresiones o simplemente enfrente de un computador.

No importa dónde, la marca de Felipe Pantone es reconocible a primera vista.

Desde abril de 2018, la obra cinética y geométrica de este hombre pasó al mundo de la moda gracias a una colaboración hecha por el artista junto a la reconocida marca Nike.

Algunos de sus diseños fueron adoptados para los sportswear que incluyen leggings y tops con motivos abstractos.

En el 2017, hizo quizás uno de sus trabajos más complicados en Seúl, la capital de Corea del Sur.

Se enfrentó a temperaturas bajo cero para crear un mural en el Museo Daelim, que formó parte de la exhibición «Youth».

El mural quedó exhibido de manera permanente en la entrada del recinto. Trabajó cuatro pisos por encima del suelo y transformó la fachada en una estructura arquitectónica dinámica y cinética.

No quiero plantearme dónde termina el graffiti y dónde empieza el arte”, Felipe Pantone.

Comentarios de Facebook

You may also like...