Share

El relato corto y el cuento de terror tienen en Edgar Allan Poe a un pionero

Su vida fue muy corta, quizás dejó muchas cosas pendientes por hacer, como seguir deleitándonos con sus geniales historias de terror, suspenso y relatos detectivescos.

Edgar Allan Poe se desempeñó como escritor, poeta, crítico, periodista y editor. Su vida personal fue un poco desafortunada y al final de su existencia, cayó en una decadencia ruin que no hizo méritos a su talentosa pluma.

Afortunadamente, quedaron escritos tan famosos como “El cuervo”, que con el paso de los años se ha convertido en un verdadero clásico de la literatura mundial. Te invitamos a repasar los momentos más importantes de Allan Poe.

Historia de novela

El 19 de enero de 1809 nació en Boston (Estados Unidos), Edgar, cuyos padres fallecieron al poco tiempo de que él llegara al mundo. Por esta razón, fue acogido por una familia adinerada de origen escocés de Richmond (Virginia), que se ocupó de su crianza y educación. Pese a que el autor usó el Allan como apellido, no hay registros de que fue adoptado legalmente.

Edgar siempre se mostró inclinado por la escritura, aunque su padre adoptivo no estuvo de acuerdo. De allí nacieron sus desencuentros que se extendieron durante toda su vida.

Por motivos laborales de los progenitores, viajaron por varias ciudades del exterior, hasta establecerse por un tiempo en Chelsea (Inglaterra), donde estuvo recluido en los más prestigiosos internados en los que aprendió rápidamente latín y francés.

En 1820, los Allan volvieron a Estados Unidos y ahí, Edgar continuó preparándose en los mejores colegios del país. Al llegar a los 16 años de edad, el literato siguió con fuerte desavenencias con su padrastro y tras pasar por un romance fallido, cayó en problemas de apuestas que lo llevaron a endeudarse. También comenzó su relación con el alcohol en la Universidad de Virginia, en la cual se inscribió.

Siete años luego, Allan Poe abandonó la academia.

La mala situación económica lo llevó a entrar al ejército, donde estuvo durante dos años. En ese interín, publicó su primera obra “Tamerlane and Other Poems” (1827), que firmó como “un bostoniano” a fin de despistar a su padre que no lo apoyaba en su carrera literaria.

Más títulos y el periodismo

Allan Poe dejó el servicio militar por mal comportamiento y decidió vivir de sus escritos, convirtiéndose así en uno de los pioneros en ver este oficio como lucrativo.

Creó una larga lista de cuentos, entre ellos “Manuscrito hallado en una botella” (1833), “Berenice» (1835), “Los crímenes de la calle Morgue” (1841), “La máscara de la Muerte Roja” (1842), “El gato negro” (1843), “El corazón delator” (1843) y “El demonio de la perversidad” (1845), entre otros.

Todas son historias de terror, suspenso, misterio y policíacas que enseguida atrajeron la atención de un público ávido por este tipo de géneros.

Pero uno de sus grandes escritos fue “El cuervo”, publicado en 1845 en el New York Evening Mirror. Es un poema lleno de lo sobrenatural de una manera estilizada, en la que un ave llega a la casa de un hombre, con el fin de atormentarlo tras el pesar de haber perdido a su amante.

La fama y el prestigio de Allan Poe se establecieron gracias a esta obra que quedó para la posteridad.

El autor continuó enfocado en el periodismo y trabajó en el periódico Southern Literary Messenger, de donde fue despedido por estar ebrio, aunque luego volvió a su puesto. En 1838, también se convirtió en redactor jefe en la revista Burton’s Gentleman’s Magazine y pudo comprar luego el Broadway Journal.

Amor polémico y el fin

Edgar Allan Poe se casó con su prima Virginia Eliza Clemm en 1835. Ella apenas tenía 13 años y él 26. Mientras estuvo con su esposa, el escritor también tuvo una relación amorosa con la poeta Frances Sargent Osgood, supuestamente, consentida por la propia Virginia.

Obviamente, ese trío originó numerosos comentarios en su contra y el rechazo de la sociedad que no veía nada bien ese romance múltiple. En 1847, Virginia falleció a causa de la tuberculosis, lo que devastó a Allan Poe que sucumbió al alcoholismo que lo llevaron a tener un comportamiento errático y reprochable.

El 7 de octubre de 1849, Edgar murió en Baltimore cuando tenía 40 años de edad. Hay muchas versiones sobre este hecho. Y es que el estadounidense había sido hallado antes deambulando por las calles de forma desorientada y en pésimas condiciones.

Para avivar las diversas teorías sobre su deceso, las actas de defunción con las causas de su fallecimiento, desaparecieron. Se habla de sífilis, cólera, rabia, tuberculosis, suicidio y hasta que fue obligado a beber licor hasta que perdiera la conciencia y luego, abandonado a su suerte. Sus restos reposan en un monumento en Baltimore.

No hay dudas de que el legado de Allan Poe fue fundamental para las generaciones literarias siguientes. Se le considera el padre de los relatos cortos, el renovador de los cuentos detectivescos y dio los primeros pasos del género de ciencia ficción.

De hecho, se considera que la obra de Allan Poe fue referencia para otros grandes como Charles Baudelaire, Jorge Luis Borges y Julio Cortázar, quien por cierto, se encargó de traducir al español la mayoría de la obra del estadounidense.

You may also like...