Burdeles de muñecas sexuales: negocios que se abren camino de forma vertiginosa

Si tu fantasía es ir a un burdel y no interactuar con mujeres, sino con muñecas sexuales… Felicitaciones, puede volverse una realidad.

La aparición de estas muñecas hiperrealistas está muy relacionada con el desarrollo constante de los robotsmuchos de ellos, destinados exclusivamente al placer sexual.

En burdeles con muñecas sexuales, es Europa quien va un paso adelante. España e Italia han abierto este tipo de lugares.

r cualquier sueño íntimo.

Pero, ¿cómo son esas muñecas? Bueno, muy realistas. Miden y pesan como una mujer de verdad. Tienen los rasgos perfectos y puedes escoger entre varios modelos (rubias, morenas, asiáticas, etc.).

En cuanto a la textura, tranquilo, una nalgada se sentirá igual que sobre la piel humana. Sus senos se mueven igual que las de las actrices porno. Mantienen calor corporal y la mirada, suele ser muy humana…

Te interesa: En solitario o en pareja, los sex toys están ahí para disfrutarlos

Los fundadores explican que en este lugar, lleno de objetos sexuales, puedes tratar “a las mujeres” como unos objetos. Claro, porque no son seres vivos.

En Italia hay otro establecimiento similar. Según lo que ofrece la empresa, los clientes podrán elegir entre ocho muñecos sexuales, de los cuales, siete tienen forma de mujer y uno simula el aspecto de un hombre, que lleva el nombre de Alessandro.

La compañía también indicó que quien elija compartir su tiempo con Alessandro, podrá alargar su pene de 13 a 18 centímetros.

¿Cómo es ese servicio?

Según explica el emprendimiento italiano en varios videos de promoción, cada cliente, junto con la muñeca sexual que haya elegido, podrá disfrutar de una habitación privada equipada con una cama, un baño y una pantalla de televisión en la que se emitirá pornografía.

Algo en contra, es que se prohíbe mantener relaciones sexuales con las muñecas en la ducha, porque «son incapaces de mantenerse en pie».

Las personas que acudan a estos establecimientos tendrán que aceptar un código ético que incluye el deber de tratar bien a las muñecas sexuales.

Después de la sesión, cada «trabajadora» recibirá un tratamiento de saneamiento de alrededor de dos horas antes de que otro cliente pueda pagar por sus servicios, informó la empresa. La cuestión de la limpieza es un tema que nos preocuparía a algunos, ¿cierto?

Sí, hay enfrentamientos

Para muchos puede resultar incompresible, para otros, es solo otro juguete sexual.

Es un juguete sexual más, como puede ser un vibrador o una fusta”, argumentó Daniel García, parte de la franquicia en España, en una entrevista para El País.

Por su parte, Kathleen Richardson, profesora de Ética y Cultura de Robots e Inteligencia Artificial en la Universidad De Montfort, en Leicester, Inglaterra, y cofundadora de la Campaña contra Robots Sexuales, mantiene una posición muy en contra.

No es como un vibrador, porque las mujeres no tienen una industria del sexo ilegal donde ellas son las principales compradoras del cuerpo de otras personas. Si viviéramos en un mundo sin prostitución o pornografía, no tendría problemas con las muñecas sexuales”, señaló en la misma entrevista de García.

Nosotros creemos que una sex-doll es un juguete más… ¿y ustedes?

Comentarios de Facebook

You may also like...